martes, 29 de abril de 2008

Bullying, ¿qué es?se trata sobre el poder


BULLYING. NOS RODEA EN EL DÍA A DÍA Se trata sobre el poder. El poder puede ser intoxicante, estimulante y adictivo. Pero el poder, cuando abusado, se convierte en intimidación – bullying - y bullying lastima a las personas, deja cicatrices duraderas y puede destruir vidas. ¿Qué es? Bullying es cualquier acto dañino, intencional y repetido –incluyendo dolor físico, apodos ofensivos, insultos, exclusión, bromas pesadas y humillación publica. LA INTIMIDACIÓN ("BULLYING") El intimidar, forzar a otra persona a hacer algo, es una experiencia común para muchos niños y adolescentes. Encuestas indican que hasta una mitad de los niños de edad escolar son intimidados en algún momento durante sus años escolares y por lo menos un 10% son intimidados con regularidad. El comportamiento de intimidar a otros puede ser físico o verbal. Los varones tienden a usar la intimidación física o las amenazas, sin importarles el género de sus víctimas. La intimidación de las niñas es con mayor frecuencia verbal, usualmente siendo otra niña el objetivo. Recientemente el intimidar ha sido reportado en las salas de conversación ("Chat rooms") de las computadoras y mediante la correspondencia electrónica ("e-mail"). Los niños que son intimidados experimentan un sufrimiento real que puede interferir con su desarrollo social y emocional, al igual que con su rendimiento escolar. Algunas víctimas de intimidación hasta han intentado suicidarse antes de tener que continuar tolerando tal persecución y castigo. Los niños y adolescentes que intimidan, se engrandecen y cobran fuerzas ("thrive") al controlar o dominar a otros. Ellos muchas veces han sido las víctimas de abuso físico o de intimidación. Los intimidadores ("bullies") pueden también estar deprimidos, llenos de ira y afectados por eventos que suceden en la escuela o en el hogar. Los niños que son el blanco de los intimidadores también tienden a caer bajo un perfil particular. Los intimidadores a menudo escogen niños que son pasivos, que se intimidan con facilidad o que tienen pocos amigos. Las víctimas también pueden ser más pequeños o menores a quienes se les hace muy difícil defenderse a sí mismos. DEFINICIÓN Y CONSEJOS ¿Qué es el “bullying”? Resulta complejo definir el fenómeno “bullying”, y más aún traducir literalmente este vocablo inglés al castellano. Implica a veces el golpear o dar patadas a otros compañeros de clase, hacer burlas, remedar, etc. Pero estas situaciones resultan bastantes comunes en los centros educativos (colegios e institutos), y pueden llegar a ser muy dañinas para quienes las sufren, generalmente en silencio y en soledad. La palabra “bullying” se utiliza para describir estos diversos tipos de comportamientos no deseados por niños y adolescentes, que abarcan desde esas bromas pesadas, el ignorar o dejar deliberadamente de hacer caso a alguien, los ataques personales, e incluso los abusos serios. A veces es un individuo quien hace el “bullying”, o un grupo (pandilla). Lo más importante no es la acción en sí misma, sino los efectos que produce entre sus víctimas. Nadie debe subestimar el miedo que puede llegar a sentir un niño, niña o adolescente intimidado. Por tanto, estas situaciones de acoso, intimidación o victimización son aquellas en la que un alumno o alumna está expuesto, de forma repetida y durante un tiempo, a acciones negativas que lleva a cabo otros compañeros. Por acciones negativas entendemos tanto las cometidas verbalmente o mediante contacto físico, como las psicológicas de exclusión. No hay que confundir estas situaciones con los típicos altibajos que se producen en las relaciones entre los alumnos, especialmente a lo largo de la etapa de la adolescencia y pre-adolescencia. Los conflictos y las malas relaciones entre iguales, los problemas de comportamiento o de indisciplina son fenómenos perturbadores pero no son verdaderos problemas de violencia, aunque pueden degenerar en ellos, si no se resuelven de una forma adecuada. Para prevenir y atajar posibles brotes, es muy conveniente centrar el tema y aclarar entre todos de qué estamos hablando y dejar de pensar "que todo esto es normal entre escolares", ni "que se trata sólo de bromas de criaturas". Ejemplos concretos: • Cuando un chico o una chica se mete con otro compañero, insultándole, poniéndole apodos, burlándose de él/ella, amenazándole, tirándole sus cosas, pegándole o diciendo a los otros que no se junten con él o con ella. • Cuando en el patio de recreo, en los pasillos, en los baños y en la propia aula sucede, a veces, que compañeros se meten con otros, se burlan de su aspecto, se ríen de ellos, y luego dicen que ha sido jugando o que el otro es un marica, pero la verdad es que eso molesta. • Cuando algunos chicos y chicas les dicen a los demás que no le hablen a otra chica o chico, para que no tenga amigos ni amigas, o le acusan de algo siendo mentira. • Cuando un chico o una chica abusa de su fuerza o se pone prepotente, haciéndose el payaso, porque otros chicos y chicas ríen cuando se hacen los graciosos, chulean, pegan o amenazan a otro compañero que no es tan fuerte, o que le da vergüenza enfrentarse con él o con ella y siempre se calla y aguanta. • Cuando un grupo de chicos o chicas levanta rumores falsos sobre un chico o una chica, simplemente porque no quiere salir con ellos o no están dispuestos a hacer lo que ellos quieren ni aguantar sus cosas y empieza a perder sus amigos/as y a tener cierta fama. ¿QUIÉNES SON RESPONSABLES? Los profesores y los padres tienen una responsabilidad especial en el cuidado de niños y adolescentes, y eso incluye ayudar a quien esta siendo víctima de estas conductas no deseadas en la escuela. Pero los adultos no pueden hacerse cargo de estas tareas, sin la ayuda de los propios niños y adolescentes. Cuando alguien está siendo víctima del fenómeno “bullying” en un centro educativo, el resto de compañeros que no están implicados directamente, si saben sobre lo que está sucediendo en el aula, en el recreo o en la calle. Aunque ellos no estén envueltos, podrían ayudar a quienes sufren estas conductas no deseadas. Podrían animarles a hablar directamente con un adulto, o bien podrían ofrecerle hablar con un adulto en su favor. Así, puede ser que los compañeros agresores dejen de actuar contra otros, pues no les gustará saber que hay adultos que saben que están haciendo y que no pararán hasta verlos actuar de este modo. Todos los miembros de una comunidad educativa (alumnado, padres madres, profesorado,...) tienen una responsabilidad importante en la ayudar a quiénes están siendo víctimas y hablar de quienes tienen estos comportamientos violentos. Si usted sospecha que su hijo o alumno está intimidando a otros, es importante que busque ayuda para él o ella tan pronto como le sea posible Sin una intervención, la intimidación puede llevar a serias dificultades académicas, sociales, emocionales y legales. Si es su hijo, hable con el pediatra, maestro, principal, consejero escolar o médico de familia de su niño. Si es su alumno, hable con el departamento psicológico de la escuela. Si la intimidación continúa, una evaluación comprensiva por un psiquiatra de niños y adolescentes u otro profesional de la salud mental debe de ser planificada. La evaluación puede ayudarlos a usted y a su niño a entender cuál es la causa de la intimidación y a desarrollar un plan para ponerle fin al comportamiento destructivo. Si usted sospecha que su niño, su alumno ha sido víctima de intimidación, pídale a él o a ella que le diga lo que está pasando. Usted puede ayudar proveyéndole muchas oportunidades para que hable con usted de manera abierta y sincera. También es importante que se responda de manera positiva y con aceptación. Hágale saber a su hijo, su alumno que no es su culpa y que él o ella hizo lo correcto al decírselo a usted. MENSAJES PARA HACER ENTENDER A PERSONAS VÍCTIMAS DE TALES CONDUCTAS “No tienes la culpa de ser intimidado por otros compañeros de clase” “No tienes que hacer frente a esta situación, sólo” CONSEJOS SOBRE ACCIONES A TOMAR Pregúntele a su niño lo que él o ella cree que se debe de hacer. ¿Qué él o ella ha tratado ya? ¿Qué le funcionó y qué no le funcionó? Busque ayuda de la maestra del niño o del psicólogo de la escuela. La mayor parte de la intimidación ocurre en las áreas de juego, en las cafeterías, los baños, los autobuses escolares o en los pasillos donde no hay supervisión. No estimule a su niño para que se defienda peleando. En vez de ello, sugiera que él o ella trate de alejarse para evitar al intimidador, o que busque la ayuda del maestro, entrenador, entrenadora u otro adulto. Ayude a su niño a practicar a hacer valer sus derechos. El simple acto de insistir que el intimidador, la intimidadora le deje solo puede tener un efecto sorpresivo. Explíquele a su niño que la meta del intimidador o intimidadora es lograr una respuesta. Ayude a su hijo, su alumno a practicar qué decirle al intimidador, intimidadora de manera que esté preparado para la próxima vez. Estimule a su hijo, su alumno para que esté con sus amigos cuando viaja hacia la escuela y de regreso, durante los viajes para hacer compras, o en otras salidas. Los intimidadores tienden a no molestar a niños que están en un grupo. Si desea ayudar a evitar este fenómeno en la comunidad educativa de sus hijos e hijas, trabaje con el profesorado y otros padres / madres para lograr un colegio / instituto más seguro para todos. La ayuda y la comprensión en el hogar, en la familia, son fundamental para cualquiera que quiera hacer frente a este fenómeno. Haga todo lo que puede por ayudar a que estos niños, y jóvenes puedan auto-valorarse. Los niños y adolescentes que son testigos o conocen de casos de'”bullying”, puede estar inseguros de que hacer y si deben decir algo a alguien responsable. Asegúrese de que hablen con sus padres o profesores sobre estos hechos que están ocurriendo entre sus compañeros. CONSEJOS PARA HERMANOS Y AMISTADES Los hermanos y amigos saben a menudo que alguien está siendo intimidado por sus compañeros de clase, mucho antes que lo sepan los propios profesores y padres de unos y otros. ¿QUÉ DEBERÍA HACERSE? Algunas veces, la persona que está siendo intimidada de alguna manera por sus compañeros, le piden a sus hermanos o amistades que no digan, ni hagan nada. En ocasiones, no hacen nada para que los agresores (“bullies”) no hagan lo mismo con ellos. Pero no hacer nada significa generalmente que estos chicos o chicas que abusan de sus compañeros continuarán haciéndolo, o que estos lo hagan en secreto, e incluso elijan a otras víctimas cercanas a las víctimas (hermanos, otros amigos y amigas,....) Parte de la diversión que estos chicos y chicas consiguen con estos comportamientos, es la reacción de miedo y respeto de otras personas presentes, hacia éstos/as como agresores. Si no haces algo, los agresores pueden pensar que apruebas lo que están haciendo. ALGUNAS COSAS QUE SI PUEDEN HACERSE Si cualesquiera de ellos no actúan, no abandone. Intente siempre algo más. Persuada a la persona que es víctima de estas conductas que hable con algún adulto responsable de su educación y protección. Puede ser un profesor/a o padre / madre. Anime a estas personas a que cuenten lo que está sucediéndole. Ofrézcale hablar a un adulto sobre las conductas de estos compañeros/as que abusan. Deje que los agresores sepan que no están asustados de ellos, que usted no hará nada y que está dispuesto a intervenir hasta que paren. Plantee este asunto en el Consejo de escolar del colegio / instituto, como si se tratara de un debate sobre otras materias académicas (inglés, ciencias sociales, matemáticas, educación física, etc.). Implique a tanta gente como sea posible. En particular, intente asegurarse que el profesorado conozca lo que está sucediendo, pero sobretodo, háblelo con otros miembros de la comunidad educativa. COSAS QUE NO DEBEN HACERSE No use la violencia contra los agresores. Puedes ser acusado de malos tratos a hacia los mismos, que suelen ser menores de edad. No le diga al niño/a o joven víctima que se ocupe de solucionar sus propios problemas. Si ellos pudieran, no le habrían pedido ayuda. No intente ocuparse de este problema por su cuenta Si su niño se torna retraído, deprimido o si se resiste a asistir a la escuela, o si usted se da cuenta de un deterioro en el comportamiento escolar, puede necesitarse una consulta o intervención adicional. Un, una siquiatra de niños y adolescentes u otro profesional de la salud mental puede ayudar al, la niño, a la familia y a la escuela a desarrollar una estrategia para tratar con la intimidación. Busque a tiempo la ayuda profesional para así evitar el riesgo de consecuencias emocionales duraderas para su niño. TESTIMONIOS Una víctima Cuando estaba en la escuela, me cogieron manía y no pararon durante dos años. Nadie hablaba conmigo. No hice nada por culparles, y todavía no sé la razón por que siempre me intimidaban. No era más rica o más pobre, ni era de una raza diferente. Solía llorar cuando me acostaba cada noche. Era desgraciada. Cuando mis padres lo supieron, hablaron con el director, pero él no estaba interesado y les dijo que no podría hacer nada. Mis padres conocían a los padres de las chicas que me amenazaban. Una incluso vivió en la misma calle y habíamos sido amigas desde los dos años. Como una oveja, ella descargó porque nadie más hablaba conmigo. Todo esto sucedió a los 6 años y perdí casi toda mi auto confianza y empecé odiarme. Odiaba pensar que esto pudiera ocurrirle a cualquier otra chica. Tengo un miedo si una chica no me habla, ellos empezaron todo y nunca pararán. No quisiera que continuara durante el resto de mi estancia en el colegio. No podría hacer frente. (Chica, 14 años) Un agresor (“bully”) Nunca he intimidado a nadie. Si lo haría, si alguien me molestara y se riera de mí, entonces me defendería. Yo no soy un valentón, aunque puede tener dudas más adelante. No creo que haya alguien en el colegio que abuse de otros compañeros de ésta u otra forma." (Chico, 16) Un padre Mi hija ha sido intimidada por otras compañeras, desde que estaba en el colegio. Diariamente le llamaban con nombres como 'perra' y 'basura'. Hemos intentado todo, pero nadie escucha. Ella intentó suicidarse. Lo único que ella desea es ser una chica feliz en la escuela con sus amistades. No quisiera que ningún padre sufriera lo que hemos sufrido. Nosotros continuaremos luchando." BULLY QUIZ Seleccionar la respuesta que considere correcta. 1. Señales que el niño, la niña esta siendo intimidado Perdida de útiles Ropa rasgada y moretones No quiere ir a la escuela Insomnio Miedo a salir de la casa Perdida repentina de amigos Imposibilidad de concentrarse 2. La intimidación – bullying – es: Parte de crecer Algo que el niño, la niña necesita aprender a manejar Muy doloroso 3. Una persona puede ser intimidada porque Luce diferente Tiene diferentes creencias No es asertivo y parece no poder defenderse 4. Los intimidadores – bullies – son: Personas débiles que necesitan dominar Personas que quieren atención Personas que no ven mal en lo que hacen y no les importa como se siente la persona intimidada 5. Si un niño, una niña esta siendo intimidada usted debe: Decirle que le ignore al bully y este lo dejara en paz Enfrentar al bully y decirle que pare Trabajar con el colegio para detener el problema.






Categorias
Neuroanatomia
Neurofisiologia
Neurologia clinica
Columna vertebral
Neurooncologia
Neuropediatria
Neuropsicologia
Neuropsiquiatria
Stroke isquemico
Stroke hemorragico
Neurotrauma craneano
Neurotrauma raquimedular
Neurovascular







0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal